sábado, 20 de mayo de 2017

Flotatina de fresa y gelatina de naranja

Este mes volvemos a estar de celebración. Si, ya se que hace sólo dos meses celebrábamos el 50 desafío. ¿Y qué toca ahora? ¡Cumpleaños! Nada más y nada menos que 5 años de desafío. Y eso significa que yo llevo algo más de tres años en el grupo. ¡Cómo pasa el tiempo! Y para celebrar un cumpleaños, evidentemente toca tarta. ¿Y que tarta? Una flotatina. He de decir que hasta hace un mes no tenía ni idea de que esto existía. Básicamente es una tarta de gelatina donde el relleno flota ¿Cómo es esto? Leed la receta y lo veréis. Yo tenía mis dudas sobre qué tal estaría la mezcla del relleno con la gelatina pero además de que queda una tarta super chula, está muy buena

Si miráis por Internet veréis que la mayoría de los rellenos son una tarta de queso y leche condensada. Este relleno es de invención propia. Normalmente lo hago con una base de galleta y un poco menos de gelatina. Me gusta mucho cómo queda, así que decidí usarlo aquí con un poco mas de gelatina para poder manipularlo mejor y ha sido todo un acierto.

Para que la tarta quede bonita, he usado un molde bundt cake de unos 24 cm. Es importante engrasarlo bien para que el relleno se desmolde fácilmente sin romperse.

Ingredientes

Relleno

10 hojas de gelatina
50 ml de agua
500 g de queso de untar
100 g de azúcar
1 yogur natural griego
250 g de fresas

Gelatina

2 sobre de gelatina de naranja
700 ml de agua

En primer lugar ponemos las hojas de gelatina a remojo
Batimos el queso con unas aspas o un batidor de mano hasta que esté blando. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo.
Picamos las fresas con la batidora hasta que quede un puré fino,. Lo añadimos a la mezcla anterior junto con el yogur.
Escurrimos las hojas de gelatina. Las ponemos en un cazo junto con el agua y calentamos hasta que la gelatina se disuelva totalmente. Es importante que no hierva. La dejamos templar un poco y la añadimos a la mezcla anterior.

Engrasamos el molde con mantequilla o aceite. Es importante engrasarlo muy bien, ya que si no, corremos el riesgo de que la tarta no se desmolde bien. Echamos el relleno en el molde y dejamos cuajar en la nevera por lo menos 4 horas. Es importante que cuaje bien y que esté muy fría. Hay compañeras del grupo que la han metido al congelador un rato, aunque yo no lo hice y con cuidado la conseguí desmoldar.
Vamos a ir preparando la gelatina, ya que no puede estar caliente cuando la añadamos a la tarta. Seguir las instrucciones del paquete, con una cantidad de agua algo menor. En mi caso para dos paquetes había que usar 1 litro y puse 700 ml. Así la gelatina quedará más consistente y el relleno flota mejor.
Ahora viene lo divertido. Debemos despegar el relleno del molde, poco a poco y con cuidado de no romperlo. Yo lo fui separando con las manos y cuando me pareció que estaba del todo despegado, volqué que molde aunque sin dejar que el relleno cayera del todo, sólo lo justo para ver que estaba despegado.

Y ahora tenemos que hacer flotar el relleno. Es importante que la gelatina esté a temperatura ambiente, si está muy caliente nos derretirá la tarta. Hacemos un hueco entre el relleno y las paredes del molde, bien con la mano o con una espátula, y vertemos la gelatina. El relleno debe flotar, y la gelatina quedará por abajo.

Ya sólo queda meter en la nevera unas horas hasta que la gelatina cuaje y desmoldar a un plato. Con esta parte también hay que ir con cuidado para que la gelatina no se rompa. Mirad qué bonita queda


Estoy segura de que va a haber un montón de entradas super chulas y muy ricas. Así que no olvidéis visitar el resto de blogs del grupo




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...